Consejos y Casos

La diferencia entre estar centrado y estar ocupado

La diferencia entre estar centrado y estar ocupado

Publicado por Lolitta Gevorkova el 28 Febrero 2017

Publicado por Lolitta Gevorkova el 28 Febrero 2017

Existe una gran diferencia entre estar ocupado y ser feliz. Entre el trabajo, los estudios, la familia y las relaciones personales, no nos queda mucho tiempo para nosotros mismos. ¿Entonces qué podemos hacer al respecto? El minimalismo es una solución viable para ganar más tiempo en nuestro día a día. Tal vez has organizado tu casa, tachado cosas de tu lista de tareas pendientes, e incluso has empezado a hacer frente a tu desbordante bandeja de entrada. Pero incluso después de hacer todas estas cosas y muchas más, es posible que te sigas sintiendo abrumado y tengas un millón de cosas por hacer. ¿Por qué? Tener menos cosas y menos notificaciones digitales está genial, pero esto por sí solo no te hará centrarte.

Para saber cómo pasar de estar ocupado a centrado, nos sentamos a charlar con Joshua Fields Millburn de The Minimalists, una iniciativa que ayuda a las personas a vivir vidas más significativas con menos. Joshua nos contó cómo descubrió el minimalismo, la diferencia que existe entre estar centrado y estar ocupado, y cómo garantizar que el trabajo que estás haciendo sea significativo. Después de nuestra conversación, decir que nos sentimos inspirados para realizar un cambio positivo sobre cómo enfocamos la productividad en Evernote sería poco.

Estar ocupado y sus dificultades

Al haber crecido en la pobreza, Joshua experimentó todas las dificultades que esta situación implica. Para mejorar sus circunstancias, una de las primeras cosas que hizo como adulto fue trabajar como comercial de 60 a 70 horas semanales. Todo ello mientras progresaba en la jerarquía corporativa. ¿Quién podía culparlo? Los trabajos de comercial ofrecen buenos ingresos, y eso siempre hace que una persona parezca tener éxito. Joshua no tardó mucho en convertirse en Director de Operaciones de una gran cadena de tiendas, en la que ascendía constantemente y tenía más responsabilidades. Cada vez estaba más ocupado, tanto que estar ocupado se convirtió en un símbolo de su estatus, una parte de su identidad. “Durante mucho tiempo, producía grandes logros aparentes, pero yo no era productivo en un sentido creativo o significativo. Hacía cosas de forma ostensiva, pero REALMENTE no hacía las cosas “, dice. ¿Te resulta familiar?

“Hacía cosas de forma ostensiva, pero REALMENTE no hacía las cosas.”

Conseguir estar centrado y permanecer así

Probablemente has oído hablar mucho del trabajo intenso. Es el estado de estar totalmente centrado y profundizar en lo que queremos crear, algo que la mayoría de nosotros nos esforzamos por lograr, pero que rara vez conseguimos. Simplemente no tenemos tiempo. A lo largo de los años, Joshua ha dominado el trabajo intenso y mientras que ahora consigue hacer menos cosas a diario, esas cosas tienen más valor porque no las hace a toda prisa. ¿Cuál es su secreto para concentrarse? Ser bueno a la hora de decir “no”. “El problema de decir que sí a todo significa que estás diciendo no a otras cosas importantes. Hacer las cosas debe redefinirse como: ¿Estás haciendo las cosas CORRECTAS?”, recalca.

Decir no y ganar poder

Si somos sinceros con nosotros mismos, decir “no” no es una idea nueva. El verdadero secreto es aprender cómo decir que “no” bien y hacerlo consistentemente. No es algo fácil de hacer, pero una vez que la dominemos, se desatará el poder del “no”. Si decimos que sí a todo lo que se nos pide, “Estamos dejando que otras personas dicten nuestro día y aquí es donde el ajetreo empieza a parecer una forma de productividad”. Joshua ofrece una solución en dos pasos para decir “no” de manera efectiva:

  1. Descubre y escribe cuáles son tus prioridades y valores, incluso si estás en un ambiente caótico. Hazte algunas preguntas difíciles como “¿En qué tipo de persona quiero convertirme? ¿Mi yo de 40 años lo aprobaría?”
  2. Sé consciente y entiende esto: “Si dices sí a algo, estás diciendo que no a todo lo demás. Si quieres decir no a algo, sé consciente de que te permite decir sí a otra cosa.” Este es el verdadero poder de decir que no: tener tiempo para que puedas decir sí a las cosas que más te importan.

“Si dices sí a algo, estás diciendo que no a todo lo demás.”

Encontrar valores comunes entre los compañeros de trabajo

Desarrollar estas habilidades por ti mismo es genial, pero el impacto es pequeño, especialmente en el trabajo. Puede estar muy concentrado y ser muy eficiente como persona, pero cuando se miden los logros de todo tu equipo, lo que importa es el trabajo de equipo. Cuando le preguntamos a Joshua cómo conseguir que los compañeros de trabajo se unan al enfoque minimalista para hacer las cosas, nos ofreció un enfoque único: crear un lenguaje común y encontrar valores similares.

Empieza haciendo que la gente se familiarice con la terminología y hazte preguntas como, “¿qué lenguaje nuevo puedo introducir en el lugar de trabajo? ¿Cuáles son algunas de las ventajas que esto puede aportar a los demás? ¿Cuáles son las preguntas correctas que puedo hacer a mis compañeros de trabajo? ¿Cuál es mi resultado?”, sugiere Joshua.

Añade que el minimalismo consiste en el uso intencional de los recursos, y uno de los mayores desafíos para conseguir que otros participen en un nuevo flujo de trabajo es que todos compartan los mismos recursos, pero de diferentes maneras. Tú y tus compañeros de trabajo podéis tener distintos caminos y objetivos, pero en última instancia, podéis terminar en el mismo lugar si identificáis y perseguís valores similares.

Cuestionar el significado de tu trabajo

La mayoría de nosotros vamos a la oficina cada día odiando nuestros trabajos o preguntándonos si el trabajo que realizamos es realmente significativo. Si te sientes de esta forma, no dejes tu trabajo con la esperanza de encontrar algo que te apasione de inmediato. Es fácil confundir el entusiasmo con la pasión, pero no son lo mismo. Como dice Joshua: “Estar dispuesto a trabajar y dedicar las horas que coinciden con tus valores y completan las tareas mundanas, es donde se encuentra la verdadera recompensa. La verdadera pasión se encuentra al otro lado del trabajo arduo”.

Joshua puede haber tomado una decisión drástica al dejar su trabajo y vender su casa para conseguir una vida minimalista, pero este no es el camino que elegiría todo el mundo y eso está bien. Por lo tanto, antes de tomar una decisión drástica, Joshua nos insta a deshacernos de todo el exceso de cosas que hay en nuestras vidas personales y profesionales, para descubrir realmente dónde están nuestros valores. Aunque esto no sea un proceso que nos llegue de alegría, hay un final feliz y sabremos si nuestro trabajo es significativo porque estaremos de acuerdo en hacer solamente trabajo significativo.

¿Estás motivado para cambiar? Mira la película Minimalismo: Un documental sobre las cosas importantes y sigue a The Minimalists en Instagram para obtener inspiración y vivir una vida más significativa con menos.

Premium

Evernote Premium

Actualízate para obtener funciones que te ayudan a vivir y trabajar de forma más inteligente.

Hazte usuario Premium
Ver más casos en 'Consejos y Casos'

No se admiten más comentarios.